¡Cuidado con los Dulces!


Los dulces que recibimos en alguna fiesta de día de muertos o de Halloween generalmente son deliciosos y una dulce tentación. La razón por la que atraen tanto a los niños y a los adultos es por su divertida decoración y por la enorme cantidad de azúcar que tienen. Y este es, principalmente, el problema. Por qué?

 

Las bolsitas llenas de dulces que recibimos de estas fiestas, o de las posadas, normalmente nos duran mucho tiempo. Por lo que durante días y semanas seguimos comiendo estos deliciosos bocados que nos han sobrado, comiendo de forma regular, y a veces en exceso, azúcares simples.

Los azúcares simples, además de contribuir al aumento de peso casi de manera automática, también pueden acarrear una serie de problemas de salud, como por ejemplo:

  • Aumento alarmante de la insulina en la sangre.
  • Mal funcionamiento del sistema inmunológico, y con ello más propensión a los catarros en esta época.
  • Elevación de los niveles del colesterol malo ( LDL ) y disminución del colesterol bueno ( HDL).
  • Fluctuación de los niveles de energía.
  • Hiperactividad, especialmente en los niños, después de recibir una bomba de calorías.
  • Puede contribuir a la diabetes y a las enfermedades cardiovasculares.

 

El consumo de azúcar se ha disparado en todo, y encima de todo, este tipo de celebraciones no ayudan a combatir esta situación, por el contrario, la promueven.

Ahora bien, dentro de los dulces, hay categorías. Aquellos pegajosos, masticables y con relleno, son los peores para tu salud bucal, ya que el azúcar queda alojado en los huecos de los dientes, creando caries dental. Mientras que aquellos ácidos, son suficiente para iniciar el proceso de erosión dental.

Por otro lado, sin ser extremistas, no existen alimentos “buenos” o “malos”, existen alimentos con diferentes aportes de energía y calidad nutricional. Los dulces, específicamente, nos aportan meramente energía inmediata, que consumidos en exceso, van a tener efectos en tu peso, grasa corporal, grasa visceral y niveles de insulina-glucosa. Si comes uno o dos de vez en cuando, normalmente cuidas tu alimentación, realizas actividad física y no cuentas con alguna patología que pueda agravarse con su consumo, no pasará nada.

Ven a Jenny Light, y pregúntale a tu nutrióloga las estrategias que más se adapten a tu caso para sobrellevar estas fiestas de fin de mes.

 

Asesora en Nut. Graciela González
Jenny Light Satélite
graciela@jennylight.com.mx
Teléfonos: 5572-0675, 5396-2866, 5393-6116
Edición y Adaptación: Lic. Nut. Alejandra Villa Tapia

Jenny Light Colonia del Valle

villatapia@jennylight.com.mx

Teléfonos: 5639-4828 , 5639-4829, 5639-9311

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *