Sabías que el efecto secundario de algunos alimentos es el mal humor?


Mujer-enojada

 

Sabemos que el estado de ánimo de las personas depende en gran medida del carácter que se tenga pero sobre todo por las situaciones que esté atravesando en ese momento. No obstante, las dietas altas en harinas, grasa y azúcares se han relacionado con la irritabilidad y a veces hasta agresividad de la persona que las consume; esto, debido a que este tipo de alimentos tienen como efecto en el cerebro la segregación de serotonina (“hormona de la felicidad”), lo cual es similar al efecto de las drogas y el alcohol, por lo que cuando el efecto de esta hormona termina, el consumidor pasa a un estado emocional decadente acompañado de consecuencias como retención de líquidos, dolor de cabeza y malestar en general.

 

Pasteles: El efecto de placer que provocan dura sólo unos minutos. En cuanto el último bocado desaparece comienza un bajón emocional causado por su contenido saturado de mantequilla, aceites y azúcares refinados. Sin mencionar la “avalancha” de culpa que experimentamos inmediatamente.

 

Refrescos: Contienen un alto nivel de azúcar, sodio y gas. De momento, la persona que lo toma suele sentirse más animado y con mayor energía; lo que empieza a tener un efecto contrario al poco tiempo de haber terminado su ingesta.

 

Margarina: Muchos se confunden al ver que tiene menos contenido de grasa que la mantequilla. La diferencia es que la margarina contiene grasa procesada (TRANS) de origen vegetal, que promueve cambios drásticos en el estado de ánimo.

 

Cafeína: La gran mayoría no despierta si por la mañana no toman su café, y no pasa nada si bebemos hasta 3 tazas de café negro al día; el problema viene cuando se toma en exceso, ya que empieza a causar alteraciones como ansiedad, nerviosismo y agresividad.

 

Comida rápida: Dentro de esta categoría encontramos a las ya famosas hamburguesas, papas fritas, hot dogs, pizzas y nuggets, entre otras. Estos alimentos contienen altos niveles de conservadores y aditivos, sin mencionar el contenido de grasa y aceite, que traen como consecuencia dolores de cabeza, retención de líquidos e inflamación, lo cual como reacción en cadena trae el mal humor.

 

La alimentación natural y casera, bien llevada, en tus porciones correctas y requeridas es la clave para siempre contar con energía, ligereza y buen humor.

 

¡Acércate a Jenny Light!

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *